10 tips para fomentar el hábito de la lectura en los niños

La lectura es un elemento crucial para el desarrollo de los niños. La lectura estimula el cerebro y la imaginación. A veces encontrar la manera para fomentar este hábito no es nada fácil. Por este motivo, en Super Prota, nos hemos puesto a trabajar para poder reunir 10 tips que te ayudarán a fomentar este valioso hábito como es el de la lectura.

1. Conocer cuáles son los libros más adecuados

Es importante conocer las capacidades y habilidades lectoras correspondientes en cada edad y particularmente en cada niño y niña. Los padres son el primer profesor de un niño así que deberías conocer qué libros son los más adecuados para él. Es importante pedir consejo a bibliotecas, librerías o educadores cualificados.

2. Intentar leer un poco todos los días

Desde el primer día en que el bebé ya está en casa, puedes comenzar a fomentar el hábito de la lectura. Busca el mejor momento del día para leerle un cuento y hazlo cada día. Los recién nacidos responden a una voz suave leyendo en voz alta y de esta forma es probable que le inculques esta rutina. Además los niños son una esponja que retienen y copian todo lo que ven a su alrededor, si ve que dedicas cada día unos minutos a la lectura, terminará cogiendo ese hábito.

3. Crear un espacio ideal para leer

El espacio para leer no tiene que ser grande, ni tampoco tiene que estar lleno de estanterías con libros. Puede ser un pequeño corner que tenga una buena iluminación con un sillón o una silla que propicien las ganas de leer. Si creas un espacio cómodo y acogedor, posiblemente el niño relacionará la comodidad con la lectura.
corner ideal para leer

4. Dejar escoger

Como hemos dicho antes, es importante pedir consejo a librerías y bibliotecas para escoger los libros. Pero sin lugar a dudas, es importante escuchar al niño o niña para conocer sus preferencias. Si el niño tiene en sus manos un libro o cuento que ha escogido él, tendrá más ganas de leerlo.

5. Leer con el niño

Es importante leer junto al niño o niña. Los niños repiten frases, gestos e incluso las conductas de sus padres, son como una esponja y absorben todo lo que oyen y ven. Así que, es importante que el niño te vea leer y leer junto a él. Además una vez terminado el cuento podréis debatir que parte le ha gustado más y cual menos. De modo que, el niño o niña hará un esfuerzo para encontrar argumentos y recordar el libro. Cosa que mejorará su aprendizaje y su capacidad para razonar.

6. No solo leer libros

Muchos niños y niñas aborrecen leer o les cuesta leer más de 5 minutos seguidos. Pero antes de no leer nada es mejor leer cualquier cosa, es decir, anima a tu hijo o hija a leer los envases de la casa, la caja de cereales por la mañana, folletos, los carteles de las tiendas e incluso revistas y cómics. De este modo también descubrirás sus intereses y practicará una lectura distinta.

7. Leer no son deberes

Padre leyendo con su hija

Asegúrate de que tu hijo no se toma la lectura como parte de sus deberes. La lectura no es una “tarea” o un trabajo del cole. Preocúpate por enseñarles que leer es algo divertido que pueden hacer durante su tiempo libre. Para conseguirlo, tendrás que conseguir hacer de vuestro momento lectura algo especial y divertido. Ayuda mucho que relaciones los libros con algo misterioso que hay que descubrir.

8. Leer les hace libres

Aunque suene a tópico, leer es una ventana (por no decir ventanal) de conocimiento. Presenta la lectura con un claro propósito de aprendizaje. Tu hijo debe saber que si lee aprenderá sobre un tema y que, por tanto, sabrá muchísimo. Por eso, antes de abrir el libro, es bueno que le expliques qué cosas descubriréis con ese libro. Anímale a que pregunte y muestre interés por las cosas. Y, si hay algo que no sabes responder… ¡Alégrate! ¡Podéis descubrirlo juntos!

9. Leer a los hermanos pequeños

Plantéaselo como un recado especial de hermano mayor. Seguro que  se lo toma con mucho entusiasmo si le encargas que, cada noche, le lea a sus hermanos pequeños un poquito. Es un ejercicio muy productivo porque el resto de tus hijos verán la lectura como un privilegio sólo apto para niños mayores. Con el tiempo, los hermanos más pequeños cogerán un libro “sin tu permiso”, aunque solo sea por rebeldía o disconformidad.

leer-hermanos

10. Utilizar los libros como un tema recurrente

Igual que le preguntas por su día en el colegio o por la película que visteis anoche, utiliza la lectura como un tema recurrente. Comentad juntos la trama del libro y créale suspense con suposiciones ficticias. Es un buen ejercicio para que, además del gusto por la lectura, tu hijo desarrolle la imaginación y empiece a crear sus primeros discursos argumentativos.

 

Danos tu opinión:

Descubre nuestros cuentos personalizados

Crear un cuento
También puede interesarte